ÁCAROS » Qué son, tipos, picaduras, peligros y cómo eliminarlos

Los ácaros (del latín acarus), también llamados Acari o Acarina, son animales procedentes de los arácnidos; se caracterizan por presentar un diminuto tamaño y una extensa variedad de especies. Además, los ácaros se encuentran distribuidos por todo el planeta y suelen ocasionar daños a la salud de humanos y animales, tanto por sus picaduras como por la transmisión de enfermedades.

¿Qué son los ácaros?

Ácaros

Los ácaros son artrópodos de la familia de los arácnidos, pueden encontrarse en toda la naturaleza en formas y especies muy diversas. Entre los más conocidos se encuentran las garrapatas y los ácaros del polvo, los cuales son transmisores de alergias y enfermedades tanto a los animales como a los seres humanos.

Estos animales suelen ser parásitos de plantas o plagas. Sin embargo, tienen la capacidad de recorrer otros espacios y cambiar de hábitat, por lo que es posible hallarlos en distintos lugares; desde mar, tierra, montañas y desiertos, hasta los alrededores de un hogar.

Características de los ácaros

Características de los ácaros

En la actualidad, los científicos han descubierto una enorme diversidad de especies de ácaros, cada una de ellas con diferentes características y cualidades. Sin embargo, todas estas comparten las siguientes características similares:

  • Tamaño: Esta característica puede variar con cada especie, sin embargo el tamaño promedio de los ácaros es de 0,1 mm a 10 mm.
  • Forma del cuerpo: De acuerdo a la especie a la que pertenezcan, los ácaros pueden tener forma redondeada, ovoide, romboidal, de estrella, entre otros. Además, pueden presentar escamas, pelos, estrías y otras formaciones en la piel.
  • Número de patas: Durante la etapa de larvas, los ácaros presentan 6 patas. No obstante, al transcurrir los estadios ninfales que los llevan a la madurez, desarrollan el último par de patas, para obtener un total de 8.
  • Hábitat: Con el transcurrir del tiempo, estos animales se han adaptado a casi todos los ecosistemas. Sin embargo, generalmente se encuentran en ambientes con temperaturas cálidas y alta humedad.
  • Longevidad: En condiciones ideales, los ácaros pueden vivir entre 15 y 45 días (dependiendo de la especie).
  • Reproducción: El tipo de reproducción de los ácaros es sexual, para lo cual, los machos fecundan los óvulos de las hembras. Posteriormente, estas pueden poner entre 2 a 30 huevos diarios.
  • Alimentación: Su alimentación es muy diversa, ya que pueden sobrevivir al alimentarse de plantas, frutos, microorganismos, líquenes, cereales y otros ácaros.

Tipos de ácaros

Tipos de ácaros

Actualmente, existen más de 50.000 especies de ácaros que han evolucionado a lo largo de millones de años, adaptándose a los cambios climáticos, sociales y tecnológicos de la humanidad, involucrándose así en las diferentes áreas de vida de los seres humanos. Es por ello, que describir los distintos tipos de ácaros que existen es una tarea ardua; sin embargo, una de las clasificaciones más utilizadas es según su forma de alimentación.

Parásitos

Este tipo de ácaros se caracterizan por alimentarse de otros seres vivos, como los animales o las plantas. En este sentido, estos parásitos transmiten enfermedades a los animales, tal y como la sarna. Además, pueden convertirse en peligrosas plagas, poniendo en riesgo miles de hectáreas de cultivos. Cabe destacar que en este tipo de ácaros, es posible hallar a las garrapatas, un tipo de parásito que sobrevive al chupar la sangre de los organismos a los que se adhieren.

Depredadores

Los ácaros depredadores son una especie muy importante de estos animales, debido a la función que cumplen dentro del ecosistema, se caracterizan principalmente por tener la capacidad de controlar plagas de otros ácaros e insectos, ya que estos son su principal alimento. Asimismo, al ser omnívoros pueden alimentarse de otras sustancias como polen y hongos.

Saprófitos

Por último, el grupo de los saprófitos se encargan de descomponer la materia orgánica. Por lo tanto, estos tipos de ácaros también se alimentan de las heces de otros animales, hongos, bacterias, entre otros.

Los ácaros más peligrosos

Ácaros peligrosos

Estos diminutos animales pueden generar grandes riesgos a los seres humanos, plantas, animales y a la economía; esto como resultado de las enfermedades y alergias que pueden provocar, esto además de los problemas que producen en el ecosistema.

Entre los ácaros más peligrosos se encuentran:

Ácaros del polvo

Uno de los tipos de ácaros más común son los del polvo, también conocidos como ácaros domésticos, se desarrollan en ambientes cálidos con alta humedad, por lo que pueden habitar casi cualquier lugar. Su principal característica, es su alimentación, ya que ingieren las escamas o células muertas de la piel. Es por ello que es posible encontrarlos frecuentemente en el hogar, en lugares como camas, sofás, alfombras, ropa, entre otros.

Cabe destacar, que estos ácaros producen alérgenos; sustancias que provocan alergias respiratorias y de la piel a las personas que tienen contacto con ellos. Además, por su microscópico tamaño son invisibles ante el ojo humano, por lo que pueden convivir en cualquier hogar y pasar desapercibidos.  

Ácaros rojos

Este tipo de ácaros es uno de los más perjudiciales para la actividad avícola, esto debido a que es un parásito que afecta a todo tipo de aves, mamíferos y al ser humano. Transmite un gran número de enfermedades e infecciones que ponen en riesgo la sostenibilidad económica y la salud de los seres vivos.

En lo que respecta a sus características, los ácaros rojos habitan ambientes cálidos y húmedos, generalmente gallineros y otros lugares de reserva avícola. Asimismo, tardan sólo 7 días para pasar de larvas a la etapa adulta y pueden sobrevivir hasta por 90 días.

Garrapatas

Estos ectoparásitos poseen una estructura anatómica que les permite adherirse a la piel de animales y humanos, donde se alimentan de la sangre de estos. Para ello, sus cuerpos contienen quelíceros que se encargan de cortar la piel en la que posteriormente, se alimentan.

A su vez, estos ácaros son los responsables de la transmisión de peligrosas enfermedades de tipo infeccioso, que afectan a seres humanos y animales (especialmente mascotas), como el tifus y la enfermedad de Lyme.

Ácaros de almacén o gorgojos

Por último, los ácaros de almacén o gorgojos son una especie de ácaros que se localizan en los productos alimenticios mal conservados, tales como harinas, granos, cereales, entre otros. Debido a esto, se presentan frecuentemente en las cocinas, almacenes de mercados, restaurantes y otros ambientes en los que haya alimentos.

Al igual que los ácaros anteriores, los gorgojos son responsables de causar reacciones alérgicas, principalmente en el sistema respiratorio, de aquellas personas que tengan contacto con los alimentos en los que estos habitan.

Picaduras de ácaros

Picaduras de ácaros

Los ácaros poseen en sus organismos, estructuras que le permiten perforar la piel para conseguir los alimentos que necesitan. Es por ello que diagnosticar este tipo de lesiones es un poco difícil, ya que los primeros síntomas que se evidencian pueden ser comunes con otras enfermedades. Además, debido a su pequeño tamaño, es casi imposible observar un ácaro en la piel (a excepción de las garrapatas y otros de gran tamaño).

Síntomas de las picaduras de ácaros

Los síntomas que se presentan por las picaduras de los ácaros pueden ser diferentes en cada persona y dependen en gran medida del tipo de ácaro de que se trate. No obstante, los principales signos que se evidencian con una picadura de estos animales, son:

  • Picazón.
  • Erupciones en la piel.
  • Sarpullido y úlceras cutáneas.
  • Ampollas.
  • Hinchazón en la zona afectada.
  • Estornudos.
  • Lagrimeo constante.
  • Problemas respiratorios.

Peligros de las picaduras de ácaros

El nivel de peligrosidad de las picaduras de ácaros, se encuentra relacionado al tipo de ácaros en cuestión, es por ello que resulta de suma importancia conocer cuál es el ácaro que ha producido la picadura, de esta forma es más sencillo determinar las posibles enfermedades y reacciones que puede generar.

Los ácaros alergénicos son aquellos que pueden causar alergias como, rinitis, asma y dermatitis atópica, estas reacciones pueden ser más severas dependiendo de cada paciente. Por otro lado, las picaduras de ácaros como las garrapatas, pueden desencadenar graves enfermedades como el tifus, que causa fiebres altas, hipertensión, dolores musculares, entre otros.

Asimismo, otros peligros de las picaduras de ácaros provienen de los transmisores de la sarna o escabiosis; enfermedades de la piel que se caracterizan por producir erupciones, picazón e irritación. Es por ello que si se sospecha que existe la picadura de un ácaro, se recomienda acudir al médico a la brevedad posible, con ello se pueden disminuir los riesgos de contraer alguna enfermedad y evitar complicaciones.

Alergias a los ácaros del polvo

Ácaros en el cuerpo

A diferencia de otras especies de ácaros, los ácaros del polvo no son capaces de picar, debido a que se alimentan de materia orgánica proveniente de las escamas de piel de humanos y animales. Sin embargo, esto no los hace menos peligrosos, ya que las heces y sustancias que estos despiden suelen ser causantes de alergias en los seres humanos.

La alergia a los ácaros del polvo, proviene de la reacción que causan en el sistema inmunológico, pues al percibirlos el organismo genera inflamación de las fosas nasales y las vías respiratorias, para así protegerse los alérgenos.

Síntomas de alergias a los ácaros del polvo

Los principales signos que aparecen con la alergia a los ácaros del polvo, se encuentran ligados al sistema respiratorio y pueden generar complicaciones si el paciente sufre de asma u otras enfermedades respiratorias.

Por su parte, los síntomas más frecuentes son:

  • Estornudos y tos.
  • Lagrimeo y secreción nasal.
  • Picazón en la nariz, garganta, paladar u ojos.
  • Dolor y presión en el rostro.
  • Dificultad para respirar.
  • Conjuntivitis.
  • Inflamación en el contorno de los ojos.

¿Cómo evitar y eliminar los ácaros?

Eliminar ácaros

Evitar o eliminar los ácaros es una actividad casi imposible, debido a la gran facilidad con la que estos animales se reproducen y su capacidad para adaptarse a casi cualquier ambiente. Sin embargo, es posible reducirlos, así como también evitar las alergias y picaduras de estos. Para ello, se recomiendan las siguientes prácticas:

  • Limpiar frecuentemente:Si se evita la acumulación de polvo disminuye la proliferación de los ácaros. Para este objetivo, se recomienda el uso de aspiradores en lugar de escobas, ya que así no se esparce el polvo y la suciedad.
  • Evitar las alfombras: Estas y otros elementos como los peluches, almacenan una gran cantidad de polvo difícil de eliminar. Por lo tanto, en caso de que no se pueda prescindir de tales objetos, se recomienda asearlos regularmente.
  • Almacenar correctamente los alimentos: Para evitar y eliminar los ácaros de almacén (gorgojos), se deben almacenar herméticamente todos los alimentos, en especial a aquellos como el arroz, la harina, la pasta y los cereales.
  • Mantener las mascotas aseadas: En especial a perros y gatos, pues son los más propensos a alojar garrapatas. Para ello, se pueden utilizar medicamentos y productos insecticidas especializados.
  • Preferir los tejidos sintéticos y de látex: Al utilizar este tipo de telas en lugar de los algodones y lanas, se reduce el riesgo de ácaros en los colchones y almohadas que son tan comunes y perjudiciales.

Más información sobre los ácaros

Además de toda la información sobre los ácaros, quizá te interese:

Insectos que invaden nuestra casa

Los insectos que pueden vivir en nuestra casa son varios, por eso el orden y la limpieza es básica para poder eliminar cualquier tipo de plaga. Como hemos dicho antes, los ácaros pueden vivir en nuestra cama y poco a poco terminar viviendo en nuestra piel. Otro insecto familia de este es la carcoma, a este bicho no le importa el clima, ya sea frío o cálido; por que además de todo, vive en la madera, y esto hace que se establezca de manera más permanente en nuestro hogar.

Otro habitante recurrente de los hogares son las cucarachas, quizá el lugar que más visitan es la cocina, esto se debe a que ahí buscan su alimentación, ya sea migas o basura. El problema es que estas suelen vivir en los alcantarillados, por lo que su visita a nuestra cocina, está plagada de bacterias que pueden generar enfermedades estomacales. Mira toda la información sobre ellas y formas de eliminarlas en: https://www.cucarachas.top/.

Un visitante temporal, sobre todo con el calor del verano, son los mosquitos. La picadura de estos no ocasiona mayor problema, pero pueden transmitir diferentes enfermedades como el dengue, el zika o la malaria. Otra plaga que puede crecer debido al calor, son los piojos, aunque muchos creen que se debe al aseo personal, esto no tiene nada que ver. Además, son capaces de poblarse fácilmente en la cabeza de cualquier persona, así que si una persona en casa tiene piojos, es necesario tomar medidas preventivas para que no se los pase a toda la familia.

Plagas en el jardín

Además de todos los insectos que se pueden generar dentro de casa, existen otros que pueden habitar en nuestro jardín. Los ácaros suelen vivir dentro del hogar en zonas en donde no suele limpiarse, pero también el jardín podría ser un buen hogar para ellos. La correcta limpieza de las plantas puede ayudarnos a eliminar insectos como los pulgones, que se alimentan de las plantas, evitando que crezcan de forma sana. Además, las plantas pueden sufrir cortes en las hojas, debido a la invasión de hormigas, las cuales también puede causar picaduras leves, pero desagradables.

Quizá te interese:

  • Los tipos de escorpiones más comunes son los escorpiones amarillos, escorpiones blancos, escorpiones africanos y los escorpiones acuáticos.
  • Existen casi 3 mil tipos de serpientes, reconocer a una venenosa es tan fácil como ver el color y la forma de su cabeza. Descubre los detalles en: https://www.serpientes10.com/
  • Aunque muchos tengamos miedo a las arañas, debes saber que estas atacan solamente cuando se siente acorraladas, lo hacen para defenderse.
  • La oruga procesionaria nace con una mandíbula tan fuerte que puede penetrar árboles desde el primer momento de nacimiento.

Imágenes sobre los ácaros

acaros
acaros-en-la-cama
acaros-picaduras
los-acaros
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…