ÁCAROS DEL JAMÓN » Qué son, cómo se detectan y más

En ocasiones, el jamón puede tener unos minúsculos puntos blancos; en la mayoría de los casos, estos puntos blancos suelen ser cristales de tirosina, que no son tóxicos para el ser humano y se pueden consumir sin problemas, pero hay ocasiones, en donde estos pequeños puntos blancos se mueven; y de darse esta situación, se está frente a los ácaros del jamón, los cuales son pequeños insectos que pueden ser peligroso para los seres humanos (se deben evitar consumir a toda costa).

¿Qué son los ácaros del jamón?

Qué son los ácaros del jamón

Los ácaros son toda una familia de insectos; existiendo así, una enorme variedad de estos animales, que se suelen encontrar en el polvo, camas, animales, vestimentas; y en ocasiones, en los alimentos. La especie de ácaro que suele atacar al jamón, recibe el nombre científico de Thyrophagus putrescentiae, sin embargo, aunque suelen encontrarse principalmente en el jamón, estos ácaros pueden habitar otros alimentos, tales como:

  • Quesos.
  • Embutidos.
  • Carnes.

¿Cómo se detectan los ácaros del jamón?

En los procesos industriales, se tienen máquinas especializadas que ayudan a la detección de los ácaros, por ende, es muy poco frecuente que el jamón se compre con ácaros; el problema realmente se encuentra, en la facilidad con la que un jamón puede contraer a estos insectos estando en el supermercado, haciendo que sea muy probable comprar un jamón infectado.

Ahora bien, para detectar estos ácaros, solamente se deben seguir estos pasos:

  1. Revisar bien la carne y buscar puntos blancos o marrón.
  2. Si se consiguen estos puntos, se deben mirar a detalle.
  3. Si no se mueven, pueden que sean cristales de tirosina; pero si se mueven, con total seguridad son ácaros.
  4. En caso de que parezcan que no se muevan, pero no se está seguro, se puede recurrir a una lupa, que ayudará a observar mejor estos puntos.

Es importante mencionar, que dependiendo de la alimentación que tengan estos bichos, los mismos pueden ser de color blanco o un color marrón; muy similar al color que tiene el serrín. En ambos casos, se está frente a una invasión de ácaros de la misma familia, solamente que su calor cambia, dependiendo de la alimentación que tengan.

¿Qué hacer si el jamón tiene ácaros de esta clase?

En caso de encontrarse ácaros en el jamón, lo primero a hacer es evaluar el nivel de daño. En este sentido, lo primero a hacer es visualizar la cantidad de zona afectada; además, de olfatear el jamón.

Si el jamón posee muchos puntos de esta clase y/o posee un mal olor, entonces lo mejor es devolver el mismo a la tienda donde se adquirió, pues es un jamón que no se puede comer, ya que representa un riesgo para la salud de las personas; por otra parte, si el jamón posee un buen olor y solamente hay un punto infectado o un par de ellos, entonces se puede proceder a realizar una limpieza del mismo.

Para esto, se deben seguir estos pasos:

  1. Cortar la parte afectada (o las partes).
  2. Lavar la parte que quede expuesta del jamón.
  3. Verificar con una lupa, la zona que ha quedado al descubierto.
  4. Mirar a detalle el resto de las zonas.

Por último, este jamón deberá ser consumido lo antes posible, pues las posibilidades de que los ácaros vuelvan, son altas.

¿Qué problemas representan estos ácaros?

Qué problemas representan estos ácaros

Estos ácaros no representan un riesgo muy grave, sin embargo, si pueden afectar en el sabor del jamón; haciendo que este pierda parte de su increíble sabor. Además de eso, si la infestación se encontraba muy avanzada y de igual manera se ha consumido el jamón, esto puede generar una serie de malestares en el consumidor.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…